Nuestra responsabilidad en el manejo de los recursos naturales hacia una mayor cultura forestal

Es vital reconocer el importante papel que cumplen todos los seres humanos en el buen manejo del bosque, ya que finalmente somos los consumidores de los productos que provienen de éstos. Los árboles, a través de un recurso renovable como es la madera, han generado energía para mover motores y generar calefacción, en base a ésta se ha formado la infraestructura necesaria para construir hogares, se han creado lápices y cuadernos en donde se ha podido escribir la historia de la humanidad, se han construido barcos que nos han permitido descubrir nuevos continentes, se han edificado puentes que han unido pueblos; confección de muebles, puertas, pisos; pupitres de escuelas y colegios; y un sinfín de productos más.

Por esto, la demanda mundial de este indispensable bien crece cada día más, incluso más rápido que el nivel al cual está creciendo la población mundial. Actualmente, se comercializan en el mundo cerca de 200 000 millones de dólares en productos forestales, con una proyección a comercializar en 10 años cerca de 400 000 millones de dólares. La mayor parte de madera que se consume en el mundo, aún proviene de bosques nativos, motivo por el cual es necesario iniciar planes de reforestación masivos, que nos permitan crear fuentes alternas de materia prima.

Por tal motivo, es nuestro deber apoyar los planes de reforestación que ejecuta el estado y la empresa privada, ya que de estos depende nuestra provisión de materias primas renovables y la reducción de la presión sobre nuestros bosques nativos. Además, es nuestra responsabilidad exigir que la madera que utilicemos sea de origen legal y provenga de bosques bien manejados, para ser actores importantes en la conservación de los recursos naturales.

Es primordial tomar en cuenta que los recursos naturales renovables, como es el recurso forestal, se pueden regenerar y recuperar, y más aún, se pueden crear a través de la forestación y reforestación.