La importancia de los árboles para el medio ambiente

Los árboles son fuente de vida. No solo en lo tocante a los ecosistemas naturales, sino también para la supervivencia del ser humano.

La importancia de los árboles para el ser humano

De hecho, la vida tal y como la conocemos comienza con las plantas. Mucho antes, hace alrededor de cuatro mil millones de años, se formaron las primeras moléculas, consideradas las formas de vida más primitivas. Pero no fue hasta que se produjo la fotosíntesis oxigénica, hace alrededor de 3.500 millones de años, cuando se empezó a oxigenar la atmósfera.

Por lo tanto, las primeras plantas terrestres, que surgieron hace alrededor de 450 millones de años no fueron pioneras en realizar el proceso de la fotosíntesis y liberar oxígeno a la atmósfera. Aunque sí es cierto que la radiación solar se aprovechaba para formar azúcares a partir del agua y del dióxido de carbono de la atmósfera, clave de la fotosíntesis, y que a partir de aquellos se desarrollaron las primeras células vegetales, antecesoras de las algas y de las plantas.

Las plantas empezaron a ser erectas y a crear la madera tras una gran sequía, primero como hierbas o arbustos, y luego como árboles. Los seres humanos, por su parte, provienen de los hominoideos, cuyos fósiles superan los 6 millones de años. Y, como es bien sabido, nuestra historia, indudablemente, se vincula a los árboles desde sus inicios.

Al margen de las utilidades inmediatas que obtenemos de los árboles, su existencia es clave para nuestra supervivencia, así como para infinidad de seres vivos.

En cifras, los árboles son necesarios para la supervivencia de nueve de cada diez de las especies conocidas, y el porcentaje probablemente aumentaría si vamos más allá del hábitat y nos centramos en la producción de oxígeno.

Los árboles, así es, nos ayudan a respirar. Solo las algas y otras plantas marinas producen alrededor del 70 por ciento, pero los árboles son decisivos para que la atmósfera sea respirable por los humanos. En otro caso, sería un aire enrarecido.
Solo un árbol puede producir suficiente oxígeno para 18 personas, si bien varía mucho en función de especies y tamaños. Junto con el resto de las plantas, son responsables de una quinta parte del oxígeno del planeta.

Si se les conoce como pulmones del planeta también se debe a su importante rol en el ciclo del carbono. Actuar como gigantescos sumideros de carbono, tal y como lo hace el océano, ralentiza el calentamiento global.

FUENTE: Ecología Verde