El derecho colectivo de los indígenas a la tierra, a debate en las Naciones Unidas

Canciones tradicionales sonaron en el podio de la Asamblea General este lunes, y personas con atuendos coloridos llenaron los pasillos de la ONU. Se trata de los participantes en el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, que se han venido de todo el mundo para reunirse en la sede de la ONU en Nueva York.

Este lunes las Naciones Unidas abrieron sus puertas a la 17ª Sesión del Foro Permanente sobre Asuntos Indígenas. El Foro está encargado de proporcionar recomendaciones sobre los temas indígenas al Consejo Económico y Social de la Organización, el ECOSOC.

El evento reúne del 16 al 27 de abril a cientos de participantes de varias partes del mundo. Este año el tema es: “Pueblos indígenas, derechos colectivos a la tierra, territorios y recursos” y cuenta con la participación de varios representantes de Gobierno y de la sociedad civil, entre ellos el presidente de Bolivia, Evo Morales.

El presidente de la Asamblea General, Miroslav Lajčák, participó en la ceremonia de inauguración del Foro y aseguró que las Naciones Unidas debían hacer más por estas personas.

“Nuestros discursos en la ONU pueden hacer parecer que todo está perfecto, ya que enfatizan en los derechos de los pueblos indígenas y reconocen el valor de su cultura y herencia y fomentan su participación política, pero nada es perfecto, la realidad de los pueblos indígenas es muy diferente a lo que suena en papel, ninguna de nuestras resoluciones hablan de su desesperación, ellos merecen más que nuestras voces, las palabras no pueden proteger sus tierras ni mantener sus lagos limpios ni asegurarles un futuro a sus hijos”, dijo Lajčák.

Los pueblos indígenas tienen profundos lazos espirituales, culturales, sociales y económicos con sus tierras, que en gran medida dan forma a su identidad. La defensa de estos derechos y recursos no solo sirve a los intereses de estas personas, sino a los de toda la sociedad.

Los territorios indígenas representan alrededor del 20 % del planeta, donde se encuentra hasta el 80 % de la biodiversidad restante. Los pueblos indígenas son mejores que otros en la protección del medio ambiente, por lo que su punto de vista es importante a la hora de combatir problemas como el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

Sin embargo, en muchos países, incluso a pesar de la existencia de legislación relevante, se están infringiendo los derechos colectivos de los pueblos indígenas. A menudo esto se debe a la falta de acciones reales para protegerlos, como el mapeo de recursos, la demarcación y la apropiación formal de la propiedad.

Un problema aún más grave son los proyectos a gran escala, tales como las presas, las carreteras, las empresas mineras, las operaciones de extracción, los monocultivos o la siembra de biocombustibles, que muchas veces se llevan a cabo sin el consentimiento de los pueblos indígenas.

Durante la inauguración, el presidente de Bolivia, Evo Morales, único jefe de Estado que participa del Foro, hizo un llamado a proteger a la “madre tierra”.

“Está en peligro la vida y la humanidad, porque las políticas orientadas a acumular el capital en pocas manos no reconocen los derechos de la madre tierra y el movimiento indígena ha sido conductor de la hermandad, de las políticas de solidaridad, de la convivencia de la madre tierra. La tierra no puede ser una mercancía, el planeta está siendo humillado por el capitalismo”, dijo.

Morales agregó que si no se garantizan los derechos de la tierra no se puede garantizar la vida o pensar en las futuras generaciones.

“Esperamos debatir en este foro los trabajos en diferentes regiones a la cabeza del movimiento indígena y expresar esa experiencia. No se trata de aportar nuevas ideas sino recuperar como nuestros antepasados vivieron tanto tiempo sin las políticas de saqueo”, expresó.

El presidente aseguró que su país se encontraba en la vía correcta para “despojarse” de la dependencia internacional y las políticas que acaban con la naturaleza.

Aumento de la concienciación

El Foro busca aumentar la visibilidad de los desafíos que sufren estas personas y promover la integración de las actividades relacionadas con el tema con todo el Sistema de las Naciones Unidas.

En las reuniones, debatirán el desarrollo socioeconómico y cultural, además de avances en el área de la educación, el medio ambiente, la salud y los derechos humanos.

En el primer Foro, celebrado en 2002, las Naciones Unidas declararon que esos pueblos tenían “esperanzas, derechos y aspiraciones que deben ser tratados por la Organización”.

El martes 17 de abril, el presidente de la Asamblea General celebrará una reunión sobre el refuerzo de la participación de los pueblos indígenas en las Naciones Unidas.

El Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas fue establecido en el año 2000 por el Consejo Económico y Social, de conformidad con las recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos.

Está formado por 16 expertos: ocho miembros son nominados por los gobiernos,  los ocho restantes por grupos indígenas. Los miembros del Foro son elegidos por un período de tres años y trabajan a título personal como expertos independientes.

En el mundo, hay alrededor de 370 millones de indígenas que viven en 90 países. Ellos representan alrededor del 5 % de la población mundial y, al mismo tiempo, el 15 % de las personas más pobres del mundo.

Los pueblos indígenas son portadores de 5000 culturas diferentes y la gran mayoría de las lenguas del mundo, cuyo número total es de aproximadamente 7000.

Fuente: Noticias ONU



  • Síganos en